T-Virus Apocalypse

Madness Toledo

"Hay cosas en este mundo que es mejor no conocer"
Ada Wong_2
aDa Wong
Agente secreta

Prólogo

¡El caos se ha desatado en Racoon City! Al parecer un terrible suceso en los laboratorios de una misteriosa corporación, ha dado pie a la extensión de un virus letal, llamado T-Virus. Este virus parece tener terribles efectos sobre los seres vivos y muertos…Como comandos de élite del escuadrón Antares, deberéis estudiar el alcance de la propagación, averiguar cómo se ha podido llegar a esta situación y contener la amenaza a toda costa. ¿Lograréis descubrir los secretos del virus T o condenaréis a la humanidad a sufrir el apocalipsis?

El equipo

Correcaminos

Veloz tanto física como mentalmente. No compitas contra él si no quieres perder

Montse - The D Escapers

Terremoto de lógica y buen hacer. No le lleves la contraria

Time master

Administrar el tiempo es su especialidad

Valoración

Introducción - 8,0

¡Bastante inmersiva! A pesar de que el local de Madness cuenta una recepción común para todas sus salas, en esta ocasión se las han apañado estupendamente para que todo esto pase desapercibido, creando una adecuada atmósfera de tensión desde el momento que cruzas la puerta.

Una introducción rápida y con un acting más que correcto, que seguramente haya mejorado en estos meses desde que jugamos la sala, pues fuimos al poco de abrir. Nos gustó más que la introducción de su otro juego «The Mystery of Scum Island», pues en esta ocasión el lugar donde se da acompaña muy bien para que uno entre en “tensión”.

Ambientación - 9,5

¡¡Es una maldita pasada!! Y mira que empieza tranquila la cosa, aunque ya desde este primer instante nos sorprende el lugar en el que estábamos. Es que de pronto te transportas. Ya no estás en Toledo, ahora estás en este universo de videojuego que vuelve a recrear Mad Mansion como nadie más sabe hacerlo.

Lo primero que llama la atención es el nivel de detalle en los acabados, con montones de elementos decorativos, así como un uso de iluminación y audios excepcional, sabiendo cuando tocan momentos más tranquilos y cuando momentos de ir a tope con todo. Unos decorados que nos llaman muchísimo la atención, súper variados y que van mejorando más y más a medida que avanzamos en el juego, con una última parte en la que flipamos, inesperada y que uno se quita el sombrero.

A pesar de todo lo que hemos visto de esta galardonada marca, es increíble como nuevamente vuelven a sorprendernos y dejarnos descolocados, con algún “wow” que se nos ha quedado grabado como pocas veces. Y eso que algunos de los acabados no son todo lo sólidos que nos gustaría. Por supuesto, ambientaciones perfectas hemos visto pocas, pero es que todo lo demás raya a un nivel tan sobresaliente, tan “que te entra por los ojos” y tan impactante, que es imposible no salir maravillado por las cosas que el apartado audiovisual te hace vivir.

Pruebas - 9,5

Otro de los puntos fuertes del juego. ¡Qué chulas y qué bien integradas! Lejos queda aquella época en donde quizás se abusaba un poco más de la cuenta de pestillos y cajas fuertes. En esta ocasión nos encontramos con numerosos juegos tremendamente variados, integradísimos en la ambientación y en cada punto de la aventura. Juegos muy originales, divertidos y muy bien hilados unos con otros, donde es casi natural saber qué viene a continuación.

¿Pruebas con algunos candados y códigos? Por supuesto, pero también encontramos montones de mecanismos y pruebas de habilidad y agilidad. De hecho es que son las mismas pruebas, que forman a su vez parte de la historia y del escenario, las responsables de brindarnos algunos de los mejores momentos que se dan durante el juego.

¿Hay alguna prueba que igual limaríamos un poco? Sí, una en particular a mitad del juego que restó un poco de fluidez a la experiencia, pero salvo esa todo lo demás fue como la seda. Por cierto, si sois fans de Resident Evil y os habéis jugado en particular el remake para consolas de nueva generación del segundo videojuego (RE2 remake), fliparéis con algunos guiños que se dan tanto en pruebas como en ambientación durante la aventura, ya que inevitablemente os recordarán a momentos vividos en el propio videojuego.

Game Máster - 7,5

Probablemente el punto que más margen de mejora tiene todavía (o tenía cuando la jugamos). Cuando fuimos a jugar la sala, apenas acababa de abrir hacía un mes, por lo que aún le estaban cogiendo el pulso y la manera de llevar las partidas. En este sentido, el GM lo hizo correctamente aunque en nuestra opinión se notaba que aún le quedaba rodaje, pues en más de una ocasión le notamos demasiado encima en la entrega de pistas, cuando tampoco había necesidad. De hecho es que en algún momento tuvimos hasta que cortarle, ya que queríamos que nos dejase pensar por nosotros mismos.

Por suerte no fue todo el rato si no más bien en momentos concretos. Estamos seguros de que sesión tras sesión ha ido cogiéndole el truco y de hecho por lo que sabemos de gente que ha ido recientemente, ya está llevando las salas con los ojos cerrados. Como punto a favor, nos gustaron un montón esos momentos de tensión y más peliculeros que nos hizo vivir, que no podrían faltar en una sala Mad Mansion y menos en esta temática.

Al acabar fue una gozada la charla post partida, intercambiar opiniones sin parar y conocer montones de detalles de la sala. También pudimos charlar con la GM de Monkey Island que andaba por allí y “pelearnos” por decidir con cual de las dos salas de Madness nos quedábamos. Unos se decantaban por Monkey, otros por T-Virus. Nosotros ya les dijimos, que la tercera decidiría el desempate…😉.

Final - 10

Claramente no podíamos salir por la puerta campantes. Si no, no sería un juego Mad Mansion. Como nos suelen tener malacostumbrados, los finales de sus salas suelen ser épicos. Y T-Virus no iba a ser para menos. Aunque continuamente nos sorprenden con como acaban sus juegos, en esta ocasión volvemos a flipar en colores.

Cuando pensábamos que el juego se había acabado ¡BAM! Sorpresa. Nos miramos como diciendo ¿Está sucediendo esto? Pues indudablemente sí. Nosotros que ya estábamos con el ánimo que empezaba a decaer pensando que aquello se acababa y de pronto fue un chute de adrenalina y euforia, al descubrir lo que aún nos quedaba. Fue casi imposible mantener la calma. Uno ya estaba metido en su papel.

Y una vez te metes en el papel en un juego de Mad Mansion, lo disfrutas como un enano. Nunca se nos podrán olvidar esos últimos minutos de juego, que si sois fans del mundo Residen Evil y en particular os jugáis el anteriormente citado videojuego, lo gozaréis. Eso sí, finalmente el verdadero final llegó, pero en esta ocasión nos pilló en todo lo alto, con uno de los mejores sabores de boca experimentados en una sala y como sólo Mad Mansion sabe conseguir.

Originalidad - 10

Si algo se caracterizan ya ampliamente los juegos de Mad Mansion es por las experiencias cinematográficas y videojueguiles que a uno le hacen vivir. En T-Virus volvemos a vivir una experiencia de videojuego y que es un grandísimo homenaje al clásico de Capcom (Resident Evil 2 remake), con una cantidad de guiños que a uno le deleitan.

Tanto si conoces estos detalles como si no, uno va viviendo algo más que un escape room, va viviendo una grandísima aventura en primera persona, que nos sorprende en reiteradas ocasiones, hasta el punto de no dar crédito de lo que está sucediendo, nos pone a prueba mental y emocionalmente, y nos termina disparando la adrenalina. Cuando una sala consigue todo esto, se lleva nuestro 10 en originalidad.

Dificultad

Media. Es una sala que mentalmente es muy fluida, gracias a unas pruebas que se enlazan muy bien unas con otras y que tienen un sentido lógico. Por ello, y dado que la distribución de estancias no es especialmente amplia, no la recomendaríamos para grupos de más de 3 jugadores. De hecho y si tenéis experiencia como pareja, merece muchísimo la pena. Lo malo es que para dos es carilla pero si queréis daros un caprichito esta es una sala ideal para ello.

¿Cómo nos fue?

¡Volvíamos a Madness Toledo! Después de haber estado unos meses atrás jugando la aclamada The Mystery of Monkey Island, esta vez le llegó el turno a su recién inaugurada T-Virus Apocalypse, en la que nos ponemos en la piel de miembros de un comando de élite, el escuadrón Antares. Cambiábamos el pollo asado, los cocos y el buen sol del caribe toledano por una ciudad en decadencia, colapsada e infestada de un endemoniado virus. El listón estaba realmente alto pero nuevamente volvimos a flipar en colores.

Con una introducción más inmersiva que su otra sala, nos metemos de pronto en el mundo de resident evil, o para quienes hayan jugado al segundo videojuego de esta clásica saga (mejor el remake), directamente a este último. Y es que desde el primer instante flipamos. Estábamos dentro del universo resident. Daba casi hasta “pena” el avanzar, pues queríamos ir paso a paso saboreando y disfrutando cada detalle.

Pero claro, somos soldados, con un objetivo claro y un tiempo limitado, así que no hay tiempo de irse de museitos, tocaba dar el cayo. Además, si uno no se ponía las pilas, sus compis lo hacían por él, así que no quedaba otra que ponerse en marcha. Así fuimos avanzando por las distintas estancias de esta aventura, con momentos de tensión, de roces y de mucha adrenalina. Y es que en Racoon City uno no puede ir tranquilo, y más con un apocalipsis zombi a su alrededor. Ir en tensión es el pan de cada día.

Tras diversos momentos más tranquilos, otros de pura adrenalina, dialogar, chillar, correr, y sobre todo flipar en colores, llegamos a la recta final del juego en el que a uno se le pusieron los ojos como platos, incapaz de asimilar lo que estaba ocurriendo y el desenlace de la situación. Logramos cumplir la misión y saliendo prácticamente aplaudiendo de lo bueno que habían sido esos últimos momentos. A pesar de haber ido bastante ligeritos salvo en un momento puntual hacia la mitad del juego en el que nos atascamos un poco más, conseguimos salvar a la humanidad con apenas 5 minutos de margen de los 90 totales de los que disponíamos. ¡Gran trabajo escuadrón Antares!

Conclusión

¡QUÉ PASADA DE SALA! Y es que, a pesar de los pequeños puntos de mejora que le vimos cuando la jugamos casi recién estrenada, la sensación global fue de haber vivido una increíble aventura. Una aventura que si habéis jugado el Resident Evil 2 y conocéis un poco el universo, vais a fliparlo. Desde el primer momento uno ya se mete en el juego con una introducción directa y al grano, para dar paso a una ambientación que te atrapa, con unos decorados, unas transiciones y unos momentos que una vez más nos dejaron flipando.

Las pruebas por su parte son una pasada, estando integradísimas con la ambientación y con la historia, con montones de mecanismos y una gran variedad de ellas, algunas súper originales. Por otro lado,  aunque el trabajo del GM por aquel entonces aun se podía pulir, nos brinda momentos durante el juego muy chulos, al más puro estilo resident evil. Pero sin lugar a duda y con lo que salimos flipando fue con el pedazo final que una vez más se saca de la manga Mad Mansion. Enhorabuena, porque de nuevo nos traen una sala que está a otro nivel.

T-Virus Apocalypse
Madness Toledo
Introducción
Ambientación
Pruebas
PuntuaciónGame Máster
Final
LegendarioOriginalidad
T-Virus Apocalypse
Madness Toledo
Introducción
Ambientación
Pruebas
PuntuaciónGame Máster
Final
LegendarioOriginalidad

Fecha de la experiencia: 05/12/2020

Fecha de la experiencia: 05/12/2020

T-Virus Apocalypse
Madness Toledo
Introducción
Ambientación
Pruebas
Game Máster
Final
Originalidad
Puntuación:Legendario

Fecha de la experiencia: 05/12/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres leer más reviews?